• Sala de prensa
  • Actualidad
  • MENOS FORMALIDADES PARA LA RENUNCIA A LA EXENCION DEL IVA

ACTUALIDAD

MENOS FORMALIDADES PARA LA RENUNCIA A LA EXENCION DEL IVA

30/03/2015

En una Sentencia* dictada el 15 de enero de 2015 el Tribunal Supremo viene a unificar la doctrina en relación con los requisitos establecidos para la renuncia a la exención del IVA en el artículo 8 del Reglamento de dicho impuesto (Real Decreto 1624/1992), y, en concreto, en la exigencia de que dicha renuncia se comunique “fehacientemente al adquirente con carácter previo o simultáneo a la entrega de los correspondientes bienes”.

 

Según concreta el Tribunal, la renuncia a la exención de IVA está sujeta a los requisitos siguientes:

1°.- Que el adquirente sea sujeto del IVA y que actúe en el ejercicio de su actividad empresarial o profesional.

2°.- Que el adquirente tenga derecho a la deducción total del IVA soportado por la correspondiente adquisición.

3°.- Que el adquirente declare por escrito las dos circunstancias anteriores.

Y 4°.- Que el transmitente, lógicamente también sujeto pasivo de IVA, comunique fehacientemente al adquirente la renuncia con carácter previo o simultáneo a la entrega del bien.

 

En este caso – en el que la Escritura de Compraventa  hizo constar que la transmisión estaba sujeta a IVA, habiendo repercutido la vendedora y habiendo ésta abonado dicha cuota, pero no expresaba la renuncia del adquirente a la exención del impuesto– el Tribunal Supremo entiende cumplido el requisito de que el transmitente comunique fehacientemente al adquirente la renuncia con carácter previo o simultáneo a la entrega del bien, precisamente por aplicación de la doctrina que admite en estos casos la renuncia del transmitente tácita o implícita, doctrina atinente, exclusivamente, a dicho requisito de comunicación fehaciente por el transmitente al adquirente de la renuncia con carácter previo o simultáneo a la entrega del bien.

 

Por todo ello, hay que entender –expone la Sentencia citando otra anterior- que no resulta esencial que aparezca literalmente en la escritura una renuncia expresa del transmitente a la exención del IVA, siendo suficiente la constancia de haberse repercutido el Impuesto en la propia escritura de compraventa, pues de esta forma es incuestionable que adquirente y transmitente manifiestan su intención y conocimiento indubitado de que la operación queda sujeta al IVA.

 

En conclusión lo que verdaderamente interesa no es la constancia en la escritura del término "renuncia" sino el dato real del cumplimiento del fin perseguido en la norma, que no es otro que el de garantizar la posición del adquirente, frente a repercusiones no queridas, y este fin puede alcanzarse bien mediante la utilización del término "renuncia" en la escritura o a través de cualquier otro del que pueda derivarse que el transmitente renuncia, explícita o implícitamente, a la exención que propicia una opción a favor de la mecánica del tributo y no la exoneración del gravamen.

 

Ahora bien, además de este requisito relativo al transmitente que se considera cumplido, ha de analizarse también si la pretendida renuncia a la exención del IVA se efectuó por la adquirente del inmueble, cumpliendo con todos los requisitos de forma que la legislación le exige, y en concreto, si se ha cumplido, por lo que a la adquirente se refiere, con lo establecido en el artículo 8.1, párrafo segundo, del Real Decreto 1624/1.992 (Reglamento del IVA), que dispone " La renuncia se practicará por cada operación realizada por el sujeto pasivo y, en todo caso, deberá justificarse con una declaración suscrita por el adquirente, en la que éste haga constar su condición de sujeto pasivo con derecho a la deducción total del Impuesto soportado por las adquisiciones de los correspondientes bienes inmuebles”.

 

El problema se plantea en aquellos supuestos en los que dicha comunicación no se incluye en la Escritura Pública de compraventa sino que se produce a través de una diligencia rectificativa otorgada con posterioridad, caso en el que la Oficina Liquidadora y el TEAR de Madrid entendieron que no podía tenerse por cumplido el requisito de la declaración previa o simultánea a la entrega de bienes y, por tanto, la renuncia no podía entenderse válidamente efectuada.

 

Calificando este criterio de excesivamente formalista, el Tribunal Supremo expone la posición actual de la jurisprudencia de esta Sala sobre la interpretación que se le debe dar a las exigencias contenidas en el artículo 8.1, segundo párrafo, del Reglamento del IVA , que ha ido evolucionando desde una postura inicial de mayor rigor formal en la renuncia a la exención del IVA hasta una posición mucho más antiformalista, que enfoca el criterio interpretativo de la referida norma desde la perspectiva de su finalidad, cual es, según se reconoce en la Exposición de Motivos de la Ley 37/1992 (LIVA), evitar la ruptura de la cadena de deducciones producida por las exenciones, las cuales sí deben interpretarse, en consecuencia, con criterio restrictivo.

 

Así, el Tribunal Supremo concluye que no se puede dejar de reconocer la trascendencia jurídica que tiene la Diligencia de rectificación otorgada en documento público, por mucho que el caso analizado, la Diligencia rectificativa fuera incluso posterior a la propuesta de liquidación de la operación por el concepto transmisión patrimonial onerosa, al no reconocer correctamente realizada la renuncia a la exención de IVA.

 

María Eugenia Navarro Ortiz

Directora Departamento Jurídico y de Urbanismo

ASPRIMA

 

 

*Si desea consultar la sentencia puede solicitarla a asprima@asprima.es